Despojos: Y tú no regresaste

Marceline Loridan-Ivens, nacida Marceline Rozenberg, sobrevivió el horror inimaginable de la Shoah. Con sólo 15 años, Marceline fue llevada a Auschwitz-Birkenau, más especificamente a Birkenau, mientras que su padre, Shloïme, fue llevado a Auschwitz, marcando la separación que sería para siempre.Y tu no regresaste_129X205

“Y tú no regresaste” narra la experiencia de Marceline y el no regreso de su padre que le dijo: “Tu podrás regresar, porque eres joven, pero ya yo no regresaré”. Sin caer en sentimentalismos, recorremos la historia de ambos desde que los arrestaron y llevaron a Drancy hasta la liberación de los campos de concentración y posterior regreso de la autora a París, donde la familia esperaba que regresara Shloïme. Los despojos de Marceline son tan intensos como todo lo que sucedió en su cautiverio. Los despojos de su familia terminaron por desmembrarla, Shloïme faltaba. La vida después del horror, se convirtió en una vida llena de libertades que, según la autora, su padre no aprobaría o, al menos, el padre que la guerra le quitó. Desgarradora, esta obra autobiográfica contiene reproches, resentimientos, arrepentimientos y recuerdos de una hija obligada a crecer de un tirón, a la que le arrebataron los más preciado, su padre.La inocencia la abandonó el día que los detuvieron, pero con un objetivo claro, debía sobrevivir para encontrarse con su padre. Finalmente, sin reencuentro, vivía. Forzada en un matrimonio del cual se deshizo en cuanto pudo porque esa era la vida de la familia judía que le tocó, después del horror todo debía volver a la “normalidad”. Imposible para ella, incomprendida por la familia que eligió negar el horror, esconderlo bajo la alfombra. Lo vivido en la Shoah se convirtió en el elefante blanco en la habitación, uno nunca abordado que acabó con la familia definitivamente.

“Y tú no regresaste” es un relato breve pero intensoloridan-ivens_c_grasset que vale cada línea, cada párrafo, cada página. Me permitió acercarme a un testimonio, uno terrible, pero esclarecedor. Un testimonio que permite RECORDAR lo que nunca deberá repetirse. Recordaré, y volveré a recordar gracias a Marceline Loridan- Ivens que la humanidad, aquella que busca la cura de muchas enfermedades, que quiere conservar el planeta o acabar con el hambre y la pobreza, es también capaz de generar los más horrendo que puede haber, y siempre latente en el fondo del mar. No hay golpes bajos, aunque es crudo leer cómo una sobreviviente de la mayor atrocidad jamás contada pone su corazón sobre las mesa y lo desmenuza sin más.

#YoRecuerdo #IRemember

¡BUENA LECTURA!

Para más novedades…

¡Sígueme en Twitter! ¡Únete y sígueme en Goodreads! o ¡Sígueme en Facebook!

¡Ahora Loca por los Libros también en Instagram!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: